Seleccionar página

Casos

Desde que estamos constituidos como Asociación se nos han presentado, aproximadamente, entre 30 y 40 casos anuales:

  • Brahim, Cati, Begoña, María, Vicenta, Carlos, Bintou, Mª Ángeles, Paqui, Carla, Jesús, Ángeles, Jessica, Carmelo, Ildefonsa, Roberto, Carmen, Juan, Sergio, Carlos, Joaquina, Juan, Janeth, José, Mª Luz, Basilia, Jose Mª, Lourdes, Pilar, Susana, Alejandra, Javier, Carmen, Félix, Jaume, Marc, Mª Susana, Francisco, …

Por la ley de confidencialidad de datos, omitimos apellidos y cualquier otro tipo de información personal, tanto del paciente como del personal médico implicado.

Desgraciadamente, hay muchos más casos de los relatados arriba que no han podido seguir adelante, bien por falta de documentación o bien por un mal asesoramiento.

Uno de nuestros casos, el de Carla

Carla finalizó un embarazo totalmente normal, a término feliz; pero tuvo la mala suerte de ponerse de parto la noche de la castañada.

David y ella se fueron hacia el hospital, la ingresaron con contracciones y con el proceso de parto iniciado.

Los dejaron durante más de 4 horas sin atención en la sala de partos.

Ellos se quejaban y pedían que viniera un médico, argumentando que Carla tenía ya las contracciones muy seguidas. El personal que “la atendió” echó a David de la habitación “porque estaba muy nervioso” y dejaron a Carla con otra chica que estaba de parto también pero sin vigilancia médica.

Después de varias horas más llevaron a Carla a los monitores y el bebé había hecho un sufrimiento fetal y había muerto por desatención. Le hicieron una cesárea de urgencia y como muestra de buena voluntad la ingresaron en otra planta del hospital para que no viera a los demás bebés, ya que el suyo no estaba. Le comunicaron que su bebé había muerto por una neumonía.

La posterior autopsia demostró que no fue así, que el bebé había muerto por no haber sido atendida su madre en el parto. Por lo visto, estaban muy ocupados celebrando la castañada.

También quisieron hacerla creer que de madrugada habían entrado a ponerle los monitores pero que “le habían dado una buscapina, ella estaba totalmente dormida y no se había enterado”. La chica que compartió la sala de partos demostró que no habían entrado.

El caso está resuelto a favor de Carla, quedando así demostrada la negligencia sufrida y dando este resultado un gran prestigio para la Asociación y para el personal que nos ayuda.

Por la ley de confidencialidad de datos no se aporta el nombre completo de Carla ni el hospital implicado. Sí podemos decir que es un hospital situado en Hospitalet de Llobregat, Barcelona.