Buenas tardes :
Soy Rosa Alvarez, y fui lamentablemente objeto de una evidente negligencia médica, que sin detallar los pormenores de esta, mi caso ocurrió en el año 2006 y como consecuencia de una mala praxis médica tuve que ser intervenida en dos ocasiones, la primera de ellas de urgencia, estando 11 días hospitalizada y con riesgo de un fatal desenlace, afortunadamente pude salvarme, si bien tuve secuelas físicas que obligaron a una segunda intervención.

Mi indignación supuso elevar lógicamente una queja al I.C.S. (Institut Català de la salut), equivalente al INSS, pues bien, mi queja fue minusvalorada por los servicios jurídicos del I.C.S. ,por lo que mi indefección e indignación fué mayúscula, sabía que seguir por una vía jurídica era muy cuantiosa y además consideré que era muy dificil poder ganar a una entidad de carácter público y además médica, consabido que este colectivo se autodefienden, aún sin tener razón.

Así iban pasando los días y no paraba de darle vueltas a este asunto y me indignaba todavía más, pero un dia leí en una revista local que existia una asociación que ayudaba a personas que como yo, que habían sido victimas de una negligencia médica, a partir de este punto, de leer esta referencia a una Asociación que defiende desinteresadamente a personas que han sido víctimas de una negligencia médica, quiero simbolizarlo como un cuento de niños (es como lo siento) como si fuera en un cuento de hadas en que aparece un ser mágico que resuelve tu situación y ese ser es una persona con nombre y apellidos, se trata de Fina Benavent la presidenta de esta Asociación, ya que gracias a ella y a su Asociación pude interponer demanda, con abogados que actúan desintereradamente y estos, como mínimo el letrado que llevó mi caso Sr. Francecs d’Assís Feliu, se trata de un abogado de muy alto nivel, que ha llevado mi caso durante 4 años y al final consiguió gracias a su muy buen hacer un sentencia favorable que imputa nada más y nada menos que al Institut Català de la Salut.

Quiero finalizar este escrito significando mi agradecimiento de por vida tanto a Fina Benavent como al letrado Sr. Feliu, puesto que lo que he contado inicialmente valoraba solo la negligencia médica, pero puedo constatar que durante este tiempo las secuelas psicologicas han sido muy importantes y solo yo y mi marido sabe lo que me ha supuesto, pero ahora por fin podré cerrar página, de lo que ha sido el peor trance de mi vida.

Animo a todas las personas que hayan pasado por un trance de negligencia médica acuda a esta Asociación e negligencias médicas, donde le darán la mano y seguro que le intentarán ayudar y por otro lado animo a esta Asociación a continuar con esta labor tan encomiable, que demuestra que en esta vida existen todavía personas con voluntad de ayudar al prójimo.

Fdo: Rosa Mª Alvarez